Call of Duty: Black Ops Cold War Review

Voy a admitir que al llegar a Call of Duty: Black Ops Cold War soy un virgen de Call of Duty… Más o menos. He jugado a videojuegos de disparos en el pasado, e incluso he jugado antes a Call of Duty: Modern Warfare 2 sólo por la controvertida misión “No Russian” y ya está. Siempre he sido una de esas personas que se pasaban horas en el multijugador online, gritando por el micrófono sólo para que algún niño de 12 años me llamara “fa**ot” al otro lado del chat de voz. Por eso me he mantenido alejado de la serie Call of Duty en general. Pero con el lanzamiento de Call of Duty: Black Ops Cold War, pensé que había llegado el momento de entrar en una de las mayores franquicias de juegos de la historia y ver de qué iba todo el alboroto.

Nombre: Call of Duty: Black Ops Cold War
Plataforma(s): Microsoft Windows, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X/S
Desarrollador: Treyarch & Raven Software
Editor: Activision
Tipo de juego: Tirador en primera persona
Modo(s): un jugador, multijudaro
Fecha de lanzamiento: 13 de noviembre, 2020

Un equipo de especialistas…

En enero de 1981, los agentes de la CIA Russell Adler (Bruce Thomas), Alex Mason (Chris Payne Gilbert) y Frank Woods (Damon Victor Allen) son enviados a buscar a Qasim Javadi (Farshad Farahat) y Arash Kadivar (JB Blanc) por su papel en la crisis de los rehenes en Irán. Con la información obtenida al interrogar a Qasim, el equipo rastrea a Arash hasta Turquía. Arash se jacta de que Perseo (Navid Negahban) fue el responsable de organizar la crisis de los rehenes antes de ser ejecutado. El presidente estadounidense Ronald Reagan (Jeff Bergman) se entera de la existencia de Perseo y de la amenaza que representa para Estados Unidos y autoriza una operación negra para encontrarlo. Jason Hudson (Piotr Michael) y Adler reclutan a Mason, Woods, Lawrence Sims (Reggie Watkins), al agente del Mossad Eleazar “Lazar” Azoulay (Damon Dayoub), a la agente del MI6 Helen Park (Lily Cowles) y a un agente conocido sólo por el nombre de “Bell”. Adler comienza trabajando con Bell en la recuperación de su memoria en Vietnam durante la operación Fracture Jaw en 1968, donde se cree que se encontraron por primera vez con Perseo. Después, el equipo se dirige a Berlín Oriental para detener/matar (según el jugador) a Anton Volkov (Rafael Petardi), un jefe de la mafia rusa vinculado a Perseo.

Tras una infiltración en una instalación secreta de entrenamiento de los Spetsnaz por parte de Bell y Woods, el equipo descubre que Perseus se había infiltrado en la Operación Greenlight, un programa estadounidense de alto secreto que colocaba secretamente bombas de neutrones en todas las grandes ciudades europeas para impedir su uso a los soviéticos en caso de invasión. Mason y Woods son enviados al Monte Yamantau, en los Montes Urales, donde se infiltran en la base destruida de Nikita Dragovich con la esperanza de recuperar su lista de agentes durmientes. Sin embargo, el equipo descubre que Perseus ha borrado los datos del ordenador central de la base de Yamantau, por lo que su única opción es infiltrarse en el cuartel general del KGB para recuperar la lista. Con la ayuda de uno de sus agentes dobles aliados del KGB, Dimitri Belikov (Mark Ivanir), consiguen que Adler y Bell entren en el edificio Lubyanka, mientras se cruzan con Lev Kravchenko (Andrew Divoff) e Imran Zakhaev (Ondrej Habinak). El equipo se entera de que un científico de la Operación Luz Verde es uno de los agentes durmientes y ha huido a Cuba. Con la esperanza de atrapar a Perseo allí, el equipo lanza una redada. Se enteran de que Perseo ha conseguido robar los códigos de detonación de todas las bombas de la Operación Luz Verde, lo que significa que puede devastar Europa y culpar a los Estados Unidos. El equipo se ve sometido a un intenso fuego y Lazar y Park resultan heridos en el proceso, por lo que Bell sólo tiene tiempo de salvar a uno de ellos (canónicamente, Park es el agente superviviente).

Tras ser rescatado, Adler continúa presionando a Bell provocando una vez más sus recuerdos de Vietnam. En este punto, se revela que Bell es en realidad un agente de Perseo, habiendo sido disparado por Arash en Turquía por celos. Bell fue encontrado por Adler y éste le lavó el cerebro utilizando el Proyecto MKUltra para que creyera que era su camarada. Con la memoria de Bell recuperada, Adler les interroga sobre la ubicación del cuartel general de Perseo. Bell puede entonces elegir entre permanecer leal a Perseo y mentir a Adler o elegir traicionar a Perseo y revelar su ubicación.

En los finales no canónicos en los que Bell elige permanecer leal a Perseo, engañarán al equipo en una trampa y lo matarán con la ayuda de Perseo y el ejército soviético antes de activar las bombas nucleares. Si Bell se niega a matar al equipo, será ejecutado por Adler, pero las bombas nucleares seguirán activándose. Europa queda devastada por las explosiones y la opinión pública de Estados Unidos cae en picado. La CIA se ve obligada a borrar la existencia de Adler y su equipo en un esfuerzo por encubrir la participación de Estados Unidos en la Operación Greenlight. Perseus se jacta de que sus agentes en Europa aprovecharán el caos para infiltrarse en todos los gobiernos europeos y orientarlos hacia la Unión Soviética, mientras que sus agentes en Estados Unidos seguirán minando el país.

En el final canónico en el que Bell decide traicionar a Perseo y ayudar a la CIA, junto con el equipo asaltan el cuartel general de Perseo en Solovetsky y destruyen los transmisores necesarios para enviar la señal de detonación. Con el fracaso de la Operación Greenlight, Perseo se esconde, aunque Adler jura seguir persiguiéndolo y desmantelar su red de espionaje. Más tarde, Adler lleva a Bell a una conversación privada y le agradece su ayuda, asegurándole que su elección de volverse contra Perseo fue por su propia voluntad y que es un héroe. Adler admite entonces que Bell debe ser eliminado como un cabo suelto y ambos sacan sus armas, con la escena desvaneciéndose a negro mientras se oyen disparos.

Entonces en otro mundo… Zombies!

En 1983, el agente de la CIA Grigori Weaver (Gene Farber) es contactado por Samantha Maxis (Julie Nathanson), una agente del BND alemán que le proporciona información secreta del KGB. Sam le informa de que el Grupo Omega, un equipo de investigación ruso, está investigando unas instalaciones polacas cuyo nombre en clave es Projekt Endstation, donde los nazis instigaron una vez un brote zombi. Weaver reúne un equipo de respuesta, cuyo nombre en clave es Requiem, compuesto por varios operadores de élite mundial, y los envía a la instalación para que hagan un seguimiento de la información de Sam. En Endstation, Requiem descubre una grieta dimensional hacia el Éter Oscuro, que ha estado causando brechas en varias áreas del mundo. Finalmente, el equipo de ataque de Requiem se encuentra con Orlov, un antiguo miembro del Grupo Omega, que accede a ayudarles a sellar la grieta dimensional. Con la ayuda de Orlov, el equipo de ataque tiene éxito en su misión y consigue exfiltrarse mientras Endstation es destruida.

Call of Duty: Black Ops Cold War

Si parece una pistola…

Si hay algo que puedo decir de Call of Duty: Black Ops Cold War es que va más allá de la capacidad habitual de Treyarch para crear increíbles escenarios por los que correr y disparar. Cada zona que visitas a lo largo de la campaña está detallada hasta las manchas de tierra en el suelo, las ondas en el agua y la forma en que se mueven los árboles cuando los rozas en un helicóptero. Gran parte de esto se debe al hecho de que Call of Duty: Black Ops Cold War aprovecha todas las características como Ray-Tracing y DLSS (Deep Learning Super Sampling) que vienen con el uso de una tarjeta gráfica NVIDIA GeForce RTX 2070, por lo que para aquellos de ustedes con tarjetas AMD o consola, es posible que no obtengan este alto nivel de belleza gráfica.

Otra cosa que me gustaría elogiar son los propios modelos de los personajes. Hablando como alguien que tiene un gran ojo para los detalles cuando se trata de pequeños detalles en los modelos de personajes, fue agradable ver que estos personajes tenían ojos que se movían, con pupilas que cambiaban de forma dependiendo de la expresión del personaje en ese momento. Esto fue algo que noté por primera vez en Marvel Spider-Man en PlayStation 4 en 2018. Para la gente que, como yo, quiere ver modelos de personajes que se acerquen al valle misterioso, esto demuestra que los videojuegos se están acercando a ese punto. Muy pronto, veremos modelos de videojuegos utilizados como películas completas sin saber la diferencia entre un actor o el modelo CGI.

Sin embargo, todo este esplendor gráfico ha tenido un pequeño coste notable. Call of Duty: Black Ops Cold War tuvo un pequeño problema de desgarro de pantalla en algunas secciones tanto del juego como de sus escenas. Como he mencionado, tengo una NVIDIA GeForce RTX 2070, que no es una tarjeta gráfica de gama baja en absoluto. Claro, no es una bestia como las tarjetas gráficas NIVIDA GeForce RTX 3090, pero no se queda atrás con ningún videojuego del mercado en este momento y gracias a la aplicación NVIDIA Experience, Call of Duty: Black Ops Cold War se ejecutaba con los ajustes óptimos para el juego. Por eso, ver que la pantalla se desgasta hasta el punto de ser muy notable fue un poco decepcionante. (Nota: Esto parece ser un problema por no activar V-Sync, que cuando se activa, elimina el problema pero perjudica la calidad de los visuales a largo plazo)

Hablando de decepción, hubo una cosa que realmente me hizo dejar de jugar a Call of Duty: Black Ops Cold War antes de lo que debería, y fue el hecho de que cuando inicias el juego desde el Blizzard Launcher (la única forma en la que puedes iniciarlo), pasa por este arranque de configuración que comprueba y reconfigura todos los ajustes gráficos, especialmente el sistema de sombreado, durante entre 5 y 8 minutos cada vez, bloqueando todos los modos de juego hasta que termine o puedes elegir iniciar el juego sin los sombreadores habilitados en absoluto, lo que resulta en una experiencia visual menos agradable. Sólo quiero jugar al juego, no esperar cerca de 10 minutos cada vez para que se configuren cosas que sólo deberían ocurrir en el primer arranque, no en cada arranque.

Dispara como una pistola…

En general, Call of Duty: Black Ops Cold War se juega como cualquier otro shooter del planeta. Juegas como un protagonista sin voz que atraviesa todo tipo de zonas, desde selvas hasta ciudades, disparando a diferentes tipos de enemigos, desde vietnamitas hasta rusos, y más, en el camino del punto A al punto B. La mayor parte del tiempo estarás corriendo, saltando, agachándote y arrastrándote mientras miras por la mira de cualquier arma que te den o que recojas por el camino. Por supuesto, tienes otras mecánicas como golpear, usar un cuchillo o tomar un rehén enemigo para usarlo como escudo humano personal, pero no te molestará en absoluto ya que es mucho más fácil simplemente correr y disparar a través de las localizaciones y esconderte detrás de paredes a la altura del pecho.

Sin embargo, a veces puedes conseguir algo diferente, como una sección en la que controlas una miniguntura montada o una ballesta, o incluso un vehículo como un helicóptero, pero la mayoría de las veces cosas como el sigilo o el disparo con un rifle de francotirador o una ballesta no suponen gran cosa. Como alguien a quien le encantaba usar cosas como un rifle de francotirador o una ballesta para acabar con bases enteras en juegos como FarCry 5, el hecho de que la experiencia de Call of Duty: Black Ops Cold War consista más bien en ir a por todas me quitó la necesidad de planificar cualquier cosa mientras me divertía mientras acribillaba a miles de enemigos.

El otro modo principal que me interesaba era el modo Zombies, que me pareció una experiencia para un solo jugador muy parecida a la campaña, pero que era una experiencia multijugador. El modo de juego era bastante estándar: Matar a los zombis para ganar dinero que desbloquea armas, munición y otras mejoras. Básicamente, se trata de un modo de supervivencia para 4 jugadores en el que tienes una enorme zona abierta y algunos edificios por los que correr y matar a hordas de muertos vivientes. Fue una experiencia bastante agradable, incluso con un poco de jitter-lag gracias a las conexiones con otros jugadores. Disfruté elaborando los mejores puntos de ventaja desde los que podía hacer un túnel a los zombis para maximizar mi moneda lo máximo posible, sólo para descubrir que una vez que me acostumbraba a una zona, otra persona de mi escuadrón abría una barrera, muro o cueva que permitía a los zombis más formas de entrar en los campos de exterminio. Por no hablar de que hay un extraño sistema de portales que distorsiona el espacio negativo de la zona y hace que los zombis sean más duros, que floten hacia el cielo cuando se les mata y que cambie la experiencia en general.

Si hubiera algo negativo en la experiencia de Zombies sería que una vez que un miembro del equipo muriera por no ser revivido, ese miembro del equipo abandonara el juego causando que el juego intentara migrar a los anfitriones de la sesión, sólo para estrellarse y devolver a todos al vestíbulo. Entendería que esto sucediera si todos los jugadores estuvieran muertos, pero no cuando un jugador muere y se desconecta. Esto muestra una falta de alojamiento de servidores reales y una mala dependencia de las conexiones peer-to-peer para el multijugador, algo que no debería ocurrir en este tipo de modo en absoluto.

Suena como una pistola…

Algo que no esperaba que fuera tan genial es la banda sonora de Call of Duty: Black Ops Cold War. Sí, Call of Duty: Black Ops Cold War tiene banda sonora, y cuenta con un montón de buenas canciones. Dado que Call of Duty: Black Ops Cold War está basado en la década de los 80, se utilizan muchas canciones de esa época para rematar el principio y el final de cada misión. Fuera de eso, todo lo que vas a escuchar son disparos, y eso no es malo. Como es habitual, Treyarch se asegura de que todo lo que oigas sea lo más auténtico posible. Desde el pequeño “putt-putt” de una pistola con silenciador hasta el “zumbido” estremecedor de una ametralladora pesada, sabes exactamente el daño que vas a causar al enemigo sin ni siquiera tener que ver lo que estás haciendo.

Entonces consigue más armas…

Una vez que has terminado con la campaña principal de Call of Duty: Black Ops Cold War y el modo zombies, sólo te queda el modo Warzone, el principal modo multijugador del juego. Antes de entrar en el multijugador, algo que ha sido el principal atractivo de los juegos de Call of Duty desde sus inicios, señalaré que este es muy parecido a Call of Duty: Modern Warfare: Warzone, en el que se te empujará a comprar pases de temporada para desbloquear skins, load-outs y otros objetos. Como siempre, este tipo de mecánicas de venta prepotentes me parecen un terrible atraco al dinero y nunca las compraré, así que cuando entré en la sesión multijugador, lo hice sin ningún objeto especial ni skins que muchos jugadores compran. Otra cosa que señalaré es que no hago shooters online desde los tiempos de Unreal Tournament 2 y DOOM 2 (Fuera de PUBG, que es un estilo de shooter muy diferente al de Call of Duty), así que estoy muy oxidado a la hora de derribar gente en el juego… Cuando tuve la suerte de hacerlo.

La experiencia multijugador básica proviene de un par de áreas diferentes. Call of Duty: Black Ops Cold War cuenta con el modo multijugador tradicional, que se divide en combate a muerte por equipos, libre para todos y “captura la bandera”, que a su vez se divide en otras opciones basadas en diferentes tipos de misiones y tamaños de grupo. Mientras jugaba a estos modos, hacía lo mismo una y otra vez, como si me diera de bruces contra la pared. Aparecía en el campo, tenía que salir corriendo y luego moría porque alguien con un arma de gran potencia me disparaba en la cabeza desde el otro extremo del mapa.

Esto demostró el mayor problema al intentar entrar en el multijugador por primera vez en Call of Duty: Black Ops Cold War, que es que no hay lobbies que te pongan con gente del mismo nivel, lo que lleva a que la gente de la gama alta se junte con los nuevos jugadores y a que esos nuevos jugadores sean vapuleados una y otra vez al no poder aprender nada de las técnicas y trucos que estos jugadores de mayor nivel conocen. Sé que podría pasar tiempo en el modo “Vs Bots” y aprender de esa manera, pero no es nada como enfrentarse a jugadores humanos que se mueven frenéticamente y que hacen movimientos que me chocan ya que no sabía nada de ellos, como la mecánica de deslizamiento, que me hizo liarla mucho más de lo que me gustaría admitir.

Así que si iba a morir, y mucho, iba a hacerlo en uno de los modos más tradicionales que ofrecía Call of Duty: Black Ops Cold War, el clásico modo Nuketown. En Nuketown, te encierran en un mapa de área pequeña en el que tienes que capturar tres puntos para conseguir los suficientes para ganar. Aquí, tu ratio de muertes/matanzas no significa nada, se trata de correr como un loco divirtiéndote mientras capturas las zonas. Sí, aquí también morí mucho, pero como reaparecía en unos segundos y volvía a saltar a la lucha, no me importaba tanto, y simplemente me divertía con ello.

También he de decir que en el menú principal hay una opción de Warzone disponible, pero esa opción sólo cierra el juego y te lleva a abrir (o instalar si no lo has hecho ya) el Call of Duty: Modern Warfare: Warzone. Me gustaría que esta opción tuviera algún tipo de mensaje de advertencia antes de que te cerrara el juego para abrir el otro, porque así podría haber dado marcha atrás e ir al multijugador real en lugar de tener que volver a abrir el juego y pasar por el inicio de nuevo.

Al entrar en Call of Duty: Black Ops Cold War esperaba una experiencia muy machacona y tóxica al pasar de la campaña de la historia al multijugador online, y cuando terminé, me sorprendió mucho lo buena que era la narración y lo fluida que se ha vuelto la jugabilidad. ¿Significa esto que soy un converso? Más o menos. No voy a convertirme en una de esas personas que se gastan el dinero en cosas como el modo Warzone, ni voy a empezar a jugar al Call of Duty: Modern Warfare “gratuito”: Warzone (lo intenté en el pasado, pero el juego se bloqueaba y se estropeaba demasiado para mi gusto). Sin embargo, creo que podría esperar a unas buenas rebajas, ya sea en el Blizzard Launcher o en las versiones de consola de segunda mano (ahora me arrepiento de haber cambiado mi copia de Call of Duty: Black Ops 4 cuando iba a comprar mis consolas PlayStation 5 y Xbox Series X recientemente) y jugar a los modos de campaña de la historia al menos.

Resumen

Call of Duty: Black Ops Cold War es uno de esos juegos a los que la gente va a encontrar su propio valor. Para mí, la campaña de la historia fue una gran experiencia, y el modo Zombis siempre es un plus de diversión. Gráficamente, el juego es uno de los mejores que he visto en el mercado para cualquier videojuego de esta generación cruzada y recomendaría a las personas que tienen PC de gama alta o consolas de nueva generación que le den una oportunidad. Sin embargo, Call of Duty: Black Ops Cold War no hace nada para cambiar la reputación del modo multijugador online, desde el empuje para comprar pases de temporada hasta una comunidad muy tóxica, este sería el único gran punto negativo que señalaría, que molestará a muchos incondicionales. Call of Duty: Black Ops Cold War es un juego que gustará a los incondicionales, pero que no hará mucho por convertir a nuevos jugadores a su redil

Pros & Cons

Pros
  • Gráficamente sorprendente
  • Banda sonora sorprendentemente buena
  • El modo zombi siempre es divertido
  • A algunos les gustará la acción trepidante del multijugador
  • Vuelve Nuketown
Cons
  • Los gráficos se alargan incluso en las tarjetas GPU de gama alta
  • El multijugador sigue siendo tóxico como dice su reputación
  • El multijugador empuja demasiado el sistema de Pase de Temporada
  • Configuración de los gráficos cada vez que el juego arranca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad